Después de mucho tiempo alejado del mundillo de las agencias, vuelvo a ellas y al área de la creatividad. Yo soy Kotleriano, viví en ese planeta durante millones de años humanos. Pero que agradable es volver al desorden ordenado de la creatividad, las ideas ridículas que pueden salvar una tarde, incluso es rico volver a las peleas fuego contra fue fuego con la gente de cuentas.

Como buen Marketero, siempre apelé más a la efectividad que a la creatividad. Hoy estoy caminando por la otra vereda, la de al frente (pero siempre por la misma calle), y obvio, como buen teórico, lo primero que hice fue comprarme un libro de creatividad (gran error). Voy en la página 100to y tanto y sí, está interesante, pero no hay trucos, aún no soy el mejor DGC del mundo mundial del universo.

Un par de días atrás, mi director comercial le decía a la Fran, la nueva Arte JR de la agencia. “Con Nico y Felipe (Mi dupla creativa) hemos estado en 2 licitaciones y ganamos las 2. Tienes 2 maestros que te enseñarán mucho”.
Sonó lindo y motivador, estaba muy contento por lo que junto a Felipe estamos logrando. Pero cuando me fui de la agencia, caminando como siempre, pensé mucho en eso que dijo César.
Además de Publicista, también soy docente en distintas escuelas, y con mis ya 7 años como académico, me di cuenta de que lo que menos hago es enseñar.

Un padre y una madre enseñan, yo prefiero decir que transmito, lo poco y nada que sé, pero transmito. Tanto a mis alumnos como los Creativos JR que entran a la agencia, sólo transmito lo que veo, lo que escucho y lo que vivo en cada campaña.
Me gusta la palabra transmitir, porque es abierta a la interpretación de cada persona, otra palabra que amo, interpretar. Enseñar me queda grande.ç
Eso es lo que haré ahora en este documento, transmitir algo que viví, para que ustedes lo interpreten, lo sumen o lo desechen de su memoria.

Bueno, el tema es que conversando con muchos amigos y colegas pertenecientes a este planeta de creatividad, sumando, restando, dividiendo, multiplicando, llegué a 2 puntos de desarrollo creativo. Mi desarrollo creativo, que por lo demás puede ser muy distinto al de ustedes.

No se los doy como tips, porque no soy quien para hacerlo, pero a mí me sirvieron de mucho para esas licitaciones ganadas.

1.- La creatividad es familiar directo del conocimiento diverso.
2.- Prueba y Error.

Afortunadamente el punto 1 me acomoda mucho, ya que soy una persona que le gustan muchas cosas. Patinar, la música, leer libros y revistas (ojalá de áreas que no manejo como la moda, el vitrinismo y diseño de interiores, tendencias de belleza, etc). Me gusta ver películas y series (aunque me desconecto rápidamente, obvio me pongo a pensar millones de cosas), diseñar, caminar, sacar fotos y subirlas al Instagram (ojalá fotos no tradicionales, bien desenfadadas y desde ángulos poco recurrentes). Amo los cartelitos en las calles, sobre todo los que están mal hechos. Tumblr y Pinterest todos los días y a cada rato. Me gusta ir al mall, ir a cafeterías, mirar la ropa de la gente y dármelas de Miranda Priestly por unos minutos. Hacer clases en distintas carreras, viajar, crear emprendimientos que nunca voy a hacer.

Hacer clases en distintas carreras, viajar, crear emprendimientos que nunca voy a hacer.

La gracia es que en cada cosa que hago, me tomo una pausa para entender su lógica. Entender su filosofía, su algoritmo, deducir ¿cómo hicieron esto?.

Todas las cosas tienen su lógica, tienen su mística, me gusta interpretar ideas de otros, me gusta mucho escuchar conversaciones ajenas, me gusta “parar la oreja” cuando veo una pareja peleando en plena calle, me gusta ver reality, programas de moda y programas donde te muestran cada rincón de tu país. Eso me ayuda mucho a generar nuevos procesos creativos, todo sirve, todo es información gratuita, la vida no se googlea damas y caballeros. Google, es el peor enemigo del creativo pensante.

Soy obsesivo con saber mucho de todo. Soy un romántico de que las cosas no son llegar y hacer. A pesar de que siempre llego y hago.

No se imaginan cuantas ideas salen de las fotos que ustedes mismos suben a Instagram o de sus post en Facebook, puro insight, pura realidad que después puede estar reflejada en un spot.
Mi cuenta está lleno de stickers, pero no por un tema estético, si no que por un tema de mensaje visual, la forma en que lo pegan, el troquel, el material y su resistencia.

Cuando un sticker está rasgado, significa que alguien lo trató de sacar, seguramente porque le gustó.
El sticker rasgado, ya es tu propia KPI. ¿Ves?, vincula todo.

Hagan la prueba, miren, observen, pónganle un contexto y una figura. Diseñen el perfil de la persona que hizo el sticker, ¿es hombre, mujer, rapero, rockero, skater?. Todo sirve, todo nos hace más gordos de conocimiento. Ese es el tema, seamos gorditos de hallazgos y deducciones, a la vieja escuela. El conocimiento, nos hace gente con argumentos contundentes.

El punto 2 es el más complejo, ya que debes aprender a convivir con la frustración del error, de perder clientes, licitaciones o simplemente de equivocarte en plan en RR.SS. No voy a poner frases motivaciones, ya que no me gusta googlear. Pero pondré una frase de la banda argentina Carajo, “Sólo desde abajo se puede crecer”. Cuanta verdad en un par de palabras.

A mis 32 años, he tenido derrotas catastróficas y bíblicas, por lo tanto tengo algo de cuero de chancho, pero el contar con gente que te siga “bancando" a pesar de los errores y porrazos, es sin duda tremendo tanque de oxígeno.

En publicidad y en general en las industrias creativas, el error es algo común y corriente, pero no está integrado en nuestro ADN. Hoy errar es sinónimo de causal de despido. Salvo agencias/empresas/ instituciones que tienen bien asumido que errar es parte de la inversión y/o apuesta que se está haciendo.

La vida para mí, está compuesta y proyectada de experiencias, buenas, malas, de momentos, personas, contextos, etc. Como le digo a mis alumnos, “es cosa de kilómetros acumulados no más, ya vendrán los resultados”. Sin duda alguna, la única forma de ser mejor mañana, es aprendiendo de lo que hiciste ayer.

El error, corre por nuestras sangre, aprendamos a convivir con ella, no tiene nada de malo, sólo debemos tener capacidad para asumirla responsablemente, dar vuelta la página y seguir intentando.
Y más sabio es aprender a recibir esa crítica como parte del desarrollo creativo, como parte del aprendizaje. “Depende como te la digan” dirán algunos. Pero 1, las cosas duelen saliendo de la boca de alguien realmente importante. 2 Si te lo dicen de la mala forma, aprenderás algo. A no ser como esa persona. Siempre, de todos los errores debemos aprender.

La idea creativa es incierta e intangible, te puede gustar mucho lo que hiciste, quizás vas a rebotar 265 veces con tu idea y alguien te dirá “no sirve” o “no me gusta”.

La invitación y el desafío es a que no te quedes con esto, no seas conformista, exige que esa persona te de una clase maestra del porque no le gusta lo que propones o porque cree que no funcionará. Tómale mucha atención, porque ¿sabes algo?. ¿Y si tiene razón?.

 

Nicolás Landuro Constanzo

Director General Creativo - Grupo Primal

Invitado - Chile

Twitter e Instagram